CUARESMA, ¿Y A MI, QUÉ?

Home / Noticias / CUARESMA, ¿Y A MI, QUÉ?
CUARESMA, ¿Y A MI, QUÉ?

Mucho hemos oído de este tiempo de Cuaresma, a algunos nos suena a sacrificio, a vacaciones, a otros ya ni les suena porque no saben ni qué es.  En estas breves palabras, trataremos de conocer un poco más de que se trata y sobre todo  intentaremos proponer algunas ideas para vivirla mejor.

La Cuaresma es un tiempo de preparación para una gran fiesta cristiana que es la Semana Santa en la que celebramos la crucifixión,  muerte y resurrección de Jesús.  Algunos se preguntarán, pero ¿festejar cada año algo tan triste y doloroso? Pues sí, con visión sobrenatural, un suceso triste y doloroso es a su vez la muestra más grande de amor, digno de valorar, recordar y actualizar ya que nos abre las puertas del cielo.

Cuando hacemos algún evento importante en familia, tal como la preparación de una boda, pensamos en ella tiempo antes, hacemos una lista de los pendientes y vamos resolviendo y preparando detalles para el gran día, pues algo así podemos pensar en la Cuaresma, estamos esperando un gran acontecimiento y debemos prepararnos sobre todo internamente para vivirlo cerca de Jesús.

Para ello te recomiendo tres sencillas cosas:

  1. ORACIÓN para estar a través de ella  en sintonía con Dios. No hay una receta general para hacerla, pero estas sencillas ideas te pueden servir:
  • Haz un apartado especial en tu agenda
  • Busca un lugar tranquilo
  • Colócate en una postura cómoda
  • Haz algunas respiraciones de relajación
  • Haz un acto de presencia de Dios, trata de verlo, busca su rostro
  • Ábrele tu corazón, platícale tus cosas y escúchale
  • Haz algún propósito
  • Dale las gracias, mándale un beso

 

2. MORTIFICACIÓN

Quizá te suene a palabra de abuelita, o a idea pasada o retrógrada, pero ¿que tal los sacrificios que hacemos en pos de la salud o de la belleza?, pues más importante es mantener en forma nuestro corazón; educar nuestros deseos y nuestros sentidos  que nos permitirá estar desasidos de los bienes temporales y ponernos más ligeros para ir por la vida con los pies en la tierra y el corazón en el cielo.

  • Pregúntate qué te cuesta trabajo y puedes ofrecerlo
  • Aterriza una idea concreta
  • Ponle nombre y apellido, por quién lo vas a ofrecer, cuál es tu intención
  • Reza por ello

3. ACCIÓN

Obras son amores y no buenas razones, la mejor manera de acercarnos a Dios es ir a donde pensamos que Él está, y ¿dónde crees tu que se encuentra? ¿En la riqueza?, ¿en la alegría? ¿en el despilfarro?, o ¿estará en el que se siente solo, enfermo o en el que no tiene trabajo? Pues ¡claro, ahí está!, si te acercas a ellos seguro lo encontrarás y oirás en tu interior su voz que te dice: lo que hiciste por el más pequeño, por mi lo hiciste.

  • Piensa ahora en alguien que necesite de tí
  • Define qué vas a hacer por esa persona
  • Ponle fecha y hora, no tardes, actúa y no te olvides de ofrecerlo

Pues ya tenemos algunas ideas concretas, ahora a darle y a agradecer mucho mucho cada día, abrir los ojos es el inicio de un gran milagro….

 

Abrir chat