EDUCACIÓN DIFERENCIADA…RESPUESTAS PARA UN DEBATE

EDUCACIÓN DIFERENCIADA…RESPUESTAS PARA UN DEBATE

El hombre y la mujer tienen la misma dignidad y los mismos derechos, pero presentan diferencias que afectan a toda su persona, y el modelo educativo de la enseñanza diferenciada apuesta por una atención especializada en esas características propias de cada sexo.

Hay datos estadísticos empíricos que muestran diferencias importantes, de diverso tipo.

Por cada 100 varones que aprueban las pruebas de acceso a la universidad, lo hacen 121 mujeres. Y por cada 100 estudiantes varones de Grado egresados hay 175 mujeres.

Los varones aspiran a desempeñar trabajos relacionados con el deporte, las fuerzas del orden y la seguridad pública, las tecnologías y las ingenierías; y en las chicas predominan las profesiones relacionadas con la educación, seguidas de las vinculadas a la sanidad, el mundo del espectáculo y las profesiones que tienen que ver con el mundo animal, el diseño y la belleza.

Siete de las diez escuelas públicas británicas con mejores resultados académicos son de educación diferenciada. Entre las 100 primeras escuelas hay 59 escuelas diferenciadas.

Una de las mejores formas de socializar a una chica o un chico es darles una buena formación académica que les permita tener pronto un buen trabajo y encontrar su sitio en la sociedad.

El aula mixta tampoco está consiguiendo disminuir las diferencias por sexo.

Las escuelas y las aulas diferenciadas, cuando están bien planteadas, ayudan a los estudiantes a superar los estereotipos de género. Fomentan en las niñas el interés por las matemáticas y las ciencias, y en los niños el interés por la escritura y las lenguas extranjeras. Logran mejores resultados en los exámenes de la escuela y mejores tasas de acceso a la universidad.

En otros ámbitos, como el deporte, también es corriente separar chicos y chicas, en casi todas las especialidades. Y nadie piensa que eso sea segregar a las personas, ni que vaya contra la igualdad: es más, en muchos casos, se hace precisamente para favorecer la igualdad.

La coeducación debe analizar y detectar de qué manera los contenidos y las metodologías educativas afectan de manera diferente a chicas y a chicos.

Se han establecido acuerdos internacionales para determinar qué es discriminación. En esos acuerdos internacionales (como los establecidos por la UNESCO, o por la Unión Europea), se ha considerado siempre que la educación diferenciada no supone discriminación si hay una oferta equivalente para chicos y chicas.

En los colegios femeninos, al haber solo chicas en clase, y al no estar por tanto presente en el grupo el liderazgo más impulsivo y vehemente del varón, emerge con más facilidad el liderazgo femenino y se consolidan personalidades más activas que con el tiempo adquieren mayor desarrollo.

Los chicos son más deductivos y las chicas más inductivas. Los chicos tienen más facilidad para el razonamiento abstracto, mejor capacidad de llevar algo real a algo simbólico representado por signos.

Las chicas tienen más facilidad en la expresión verbal y el uso del lenguaje, por lo que suelen obtener mejores resultados en lecto-escritura y en toda el área de humanidades.

Los chicos suelen ir mejor en inteligencia lógico-matemática y en capacidad espacial, por lo que suelen obtener mejores resultados en áreas matemáticas y científicas.

Las chicas normalmente son más receptivas, escuchan más y manejan mejor la conversación. Tienen más facilidad para el trabajo en equipo, las relaciones humanas y la interacción social.

Los chicos habitualmente son más competitivos y dan más importancia al orden jerárquico en el grupo. Suelen superar a las chicas en fuerza física y velocidad.

Los chicos se aburren con más facilidad y necesitan más estímulo para mantener la atención. Por eso responden mejor en ambientes de más disciplina.

Los chicos tienden a ocupar más espacio físico, moverse más, tener un comportamiento inquieto y controlar peor sus impulsos. Son menos ordenados, se concentran peor y encuentran mayores dificultades para expresar sus sentimientos.”

Con clases de un solo sexo es más fácil establecer normas sin perjuicio del otro sexo. De esta manera las niñas son capaces de interesarse por aspectos que tradicionalmente han monopolizado los chicos, y viceversa. Al tener clases single-sex no hay zonas de género, juegos, estilos ni lenguaje de género en la escuela. De esta manera los niños y niñas cuentan con la formación, la enseñanza y la libertad necesarias para experimentar cosas que de otro modo no tendrían acceso.

La educación diferenciada contribuye a atender mejor los distintos ritmos de aprendizaje y maduración de alumnos y alumnas, y así lograr una mayor igualdad de oportunidades. Hay métodos de aprendizaje que suelen resultar más eficaces para las chicas y que, sin embargo, pueden tener resultados bastante modestos con los chicos. Y hay técnicas pedagógicas que fascinan a los niños, pero dejan a las niñas perplejas y frustradas. No siempre es fácil acertar con una manera de enseñar que sea eficaz para ambos sexos de forma simultánea,

Fragmentos de: Alfonso Aguiló Pastrana

 

Abrir chat