“Querido hijo, puedes tener un teléfono celular…” ¿y ahora qué?

“Querido hijo, puedes tener un teléfono celular…” ¿y ahora qué?

 

Una buena idea para los padres es que el teléfono vaya acompañado de una carta o contrato que el hijo se compromete a cumplir

La introducción de la tecnología en la vida de nuestros hijos es un tema importante. Por un lado debemos reconocer que nuestros hijos son nativos digitales y su aprendizaje y socialización se ve definitivamente marcado por estos medios digitales, y por otro lado debemos tener cuidado de ir introduciendo en sus vidas progresivamente estos artefactos en la medida en la que tengan la madurez para manejarlos con responsabilidad.

Un hito importante es el del teléfono celular, o Smartphone. Las estadísticas dicen que a partir de los 10 años ya los niños adquieren un teléfono móvil, llegando a un 94% de uso a los 15 años. Los expertos no coinciden en una edad especifica para que el niño adquiera un celular, depende del uso, de la personalidad del niño y del tipo de familia. Lo importante es determinar que el teléfono sea una herramienta realmente una necesidad para el niño en términos de comunicación y no otorgarlo como un instrumento de juego o de entretenimiento.

Una buena idea para los padres que reconocen que ha llegado ese momento es que el teléfono vaya acompañado de una carta o contrato. En ese documento el niño debe comprometerse con las reglas de uso así como reconocer la confianza otorgada por los padres. La carta podría ir mas o menos así…

Querido Hijo,

¡Feliz Navidad! Ahora eres el orgulloso propietario de un iPhone. Eres un chico bueno y responsable de 13 años y mereces este regalo. Pero con la aceptación de este regalo vienen algunas reglas y regulaciones. Por favor lee el siguiente contrato. Espero que entiendas que mi trabajo es convertirte en un joven sano y bien formado que pueda funcionar en el mundo y coexistir con la tecnología, no estar gobernado por ella. Si no cumples con la siguiente lista, se cancelará la propiedad de tu iPhone.

Te quiero con locura y espero compartir varios millones de mensajes de texto contigo en los próximos días.

1. Es mi teléfono. Yo lo compre. Yo pago por ello. Te lo estoy prestando. ¿No soy la mejor?

2. Siempre sabré la contraseña.

3. Si suena, responde. Es un teléfono. Di hola, usa tus modales. Nunca ignores una llamada telefónica si la pantalla muestra “Mamá” o “Papá”. Jamás.

4. Entrega el teléfono a uno de tus padres puntualmente a las 7:30 p.m. Cada noche de escuela y cada noche de fin de semana a las 9:00 p.m. Se apagará por la noche y se volverá a encender a las 7:30 a.m. Si no llamarías a la línea fija de alguien, donde sus padres pueden responder primero, no llames ni envíes mensajes de texto. Escucha tus instintos y respeta a otras familias como nos gustaría ser respetados.

5. El teléfono no va a la escuela contigo. Aprovecha estos momentos para tener conversaciones con la gente que te escribes en persona. Es una habilidad de vida. * Los días de excursiones y actividades después de la escuela requerirán una consideración especial.

6. Si cae en el inodoro, se rompe en el suelo o se desvanece en el aire, eres responsable de los costos de reemplazo o reparaciones. Cortar el césped, cuidar niños, guardar dinero de cumpleaños. Sucederá, debes estar preparado.

7. No utilices esta tecnología para mentir o engañar a otro ser humano. No te involucres en conversaciones que sean perjudiciales para los demás. Sé un buen amigo primero o mantente alejado del fuego cruzado.

8. No envíes mensajes de texto, correos electrónicos ni digas nada a través de este dispositivo que no dirías en persona.

9. No envíes mensajes de texto, correos electrónicos ni digas nada a alguien que no dirías en voz alta con sus padres en la sala. Censúrate a ti mismo.

10. Nada de porno. Busca en la web información que puedas compartir abiertamente conmigo. Si tienes alguna pregunta sobre algo, pregúntale a una persona, preferiblemente a mí o a tu padre.

11. Apágalo, siléncialo, guárdalo en público. Especialmente en un restaurante, en el cine o mientras hablas con otro ser humano. No eres una persona grosera; No permitas que el iPhone cambie eso.

12. No envíes ni recibas imágenes de tus partes privadas o de partes privadas de otra persona. Algún día te verás tentado a hacer esto a pesar de tu alta inteligencia. Es arriesgado y podría arruinar tu vida adolescente / universitaria / adulta. Siempre es una mala idea. El ciberespacio es vasto y más poderoso que tú. Y es difícil hacer que algo de esta magnitud desaparezca, incluida una mala reputación.

13. No tomes un millón de fotos y videos. No hay necesidad de documentar todo. Vive tus experiencias. Serán almacenadas en tu memoria para la eternidad.

14. Deja tu teléfono en casa a veces y siéntete seguro en esa decisión. No está vivo ni es una extensión de ti. Aprende a vivir sin el.

15. Descarga música que sea nueva o clásica o diferente a la de tus compañeros que escuchan exactamente lo mismo. Tu generación tiene acceso a la música como nunca antes en la historia. Aprovecha ese regalo. Expande tus horizontes.

16. Juega un juego con palabras o rompecabezas o enigmas de vez en cuando.

    17. Mantén tus ojos en alto: Ve el mundo que pasa a tu alrededor. Mira por la ventana,escucha a los pájaros, da un paseo, habla con un extraño y pregunta sin googlear.

    18. Cometerás errores, te quitaré tu teléfono. Nos sentaremos y hablaremos de ello y luego empezaremos de nuevo. Tú y yo, siempre estamos aprendiendo. Estoy en tu equipo. Estamos en esto juntos.

Espero que puedas aceptar estos términos. La mayoría de las lecciones enumeradas aquí no solo se aplican al iPhone, sino a la vida. Estás creciendo en un mundo rápido y en constante cambio, es emocionante y tentador. Confía en tu mente y corazón gigante por encima de cualquier máquina. Te quiero. Espero que disfrutes tu increíble nuevo iPhone.

Mamá

Fuente: https://es.aleteia.org/2019/03/04/querido-hijo-puedes-tener-un-telefono-celular-y-ahora-que/