El papel del padre en la educación de los hijos

El papel del padre en la educación de los hijos

Ser padre es una maravillosa tarea, la misión más fascinante de la vida de muchos hombres que cada día se enfrentan a y disfrutan de la educación de sus hijos e hijas. El papeldel padre en la educación de los hijos e hijas es fundamental e imprescindible, necesario para el desarrollo sano y el bienestar de nuestros pequeños. El papel del padre en la educación de los hijos e hijas es fundamental e imprescindible, necesario para el desarrollo sano y el bienestar de nuestros pequeños.

Tradicionalmente siempre se ha valorado a la madre, dejando la figura paterna relegada a un segundo plano. Sin embargo, actualmente está más que demostrada la importancia de la figura del padre en la educación y crianza de los hijos e hijas.

El padre como figura de apego
Los niños y niñas conectan desde un primer momento de un modo muy especial con sus figuras de apego, éstas son el padre y la madre. Ser padre o madre, es mucho más que tener descendencia o una relación íntima de parentesco. Ser padre o madre implica convertirse en figura de apego de nuestros pequeños. Y la manera de actuar, de educar, de criar, de amar a los hijos e hijas va a afectar de forma contundente en su desarrollo físico y psicológico y por lo tanto en su bienestar actual y futuro. En su forma de ser, en su manera de pensar y de actuar, e incluso en sus formas de relacionarse con los demás y consigo mismo, en los vínculos que establecen y en su manera de amar.

Tradicionalmente se ha puesto el énfasis en la figura materna, como figura de apego encarga por excelencia de la crianza, cuidados y educación de los hijos e hijas. Desgraciadamente la figura paterna ha quedado, en numerosas ocasiones de lado, provocando consecuencias negativas en el desarrollo del niño/a. El padre es una figura de apego muy importante para los hijos e hijas, su influencia en la educación resulta tan determinante como lo es la de la madre.

La figura paterna en la educación de los hijos
La figura paterna juega un importante papel en la educación de los hijos, complementando a la figura materna. Ambas figuras son imprescindibles para el sano desarrollo del niño/a. Veamos las implicaciones de la figura paterna:

1. Todos los niños y niñas necesitan desarrollar su identidad sexual y para ello necesitan una figura masculina y una figura femenina que puedan transmitirles el rol masculino y el rol femenino.

2. La figura paterna tiende a interactuar de manera diferente a la figura materna, según diferentes estudios. Ambos modos de interacción se complementan haciendo posible una riqueza de vivencias y de experiencias cruciales para los pequeños.

3. La interactuación con la figura del padre tiende a desarrollarse a través del juego activo, que permite explorar y aprender. Es un modo de interacción que favorece el desarrollo y que ayuda a fortalecer el vínculo afectivo.

4. El padre se convierte en el hombre más admirado por sus hijos e hijas, en su superhéroe particular. Es por ello que como padres, se ha de prestar atención a este listón tan alto: el de la mirada de los hijos e hijas.

5. La figura paterna ayuda a establecer el equilibrio en la relación de la madre con los hijos e hijas. Al igual que la figura materna contribuye al equilibrio en la relación con el padre.
6. La ausencia, rechazo o insuficiente relación con la figura paterna tiene consecuencias negativas en el desarrollo de los niños y niñas (inseguridad, ansiedad, estrés, etc.).
Fuente: https://www.hacerfamilia.com/familia/noticia-papel-padre-educacion-hijos-20150723150656.html